Cuando de repente, un virus paralizó el mundo

¡Hola! Me llamo Eva, soy enfermera en una UVI móvil de emergencias (SAMU) y pertenezco al club de triatlón Tri.Net Nunca es tarde. Mi entrenadora me ha pedido que escriba algo sobre mí en esta situación de pandemia mundial por Covid19 que nos azota, en el contexto del deporte. Me ha costado mucho ponerme a ello (siento mucho la espera, Krisztina), pues lo he vivido con bastante perplejidad, desasosiego, incertidumbre, temor... y una infinidad de emociones más, que me ha bloqueado la iniciativa de escribirlo.

Mi experiencia en el club durante ya 6 años no puedo describirla de otra manera que con satisfacción máxima, Tri.Net es más que un club deportivo, es una familia, es un grupo de amigos, de personas que nos unimos para entrenar, cumplir retos, superarnos, aprender, acompañar, compartir, ayudar y ser ayudados, y disfrutar y celebrar tus alegrías y las de tus compañeros.

Yo no sabía nadar, montar en bici aceptablemente... y aquí estoy, ahora soy triatleta

Cuando de repente, un virus paralizó el mundo, obligándonos a confinarnos en casa, a excepción de todos los profesionales que teníamos un papel para salir a ayudar... Pararon nuestros entrenamientos presenciales y tuvimos que reinventarnos. Krisz y Karin nunca nos abandonan y siempre están al pie del cañón dándolo todo, eso sucede porque aman su trabajo, de modo que ahí estábamos cada día con retos deportivos, a través de la tecnología, que nos permitían hacer ejercicio en casa y seguir motivados. Lo recordaré siempre, esto me mantuvo con fuerzas a pesar del duro trabajo y la fragilidad emocional. Mientras que en ese momento, la carrera que teníamos que ganar era otra mucho más importante y compleja.

Actualmente, con la mejoría de la situación, y el virus parcialmente contenido, podemos salir a hacer deporte individual y con todas las medidas de protección: medidas de higiene, distancia interpersonal y protección respiratoria si no es posible esa distancia con las demás personas. Son bastante incómodas y difíciles de seguir, pero la importancia del problema hace que tengamos que adaptarnos a estas medidas hasta que estemos seguros de que hemos ganado la batalla. En este momento, se aprecia más si cabe la salud, el contacto con la gente, poder hacer deporte, poder sentir la naturaleza que nos rodea... aunque en este momento nos sintamos más solos que nunca. La añoranza por nuestros compañeros y por compartir lo que nos gusta se hace más patente, pero seguimos fuertes y con esperanza de salir adelante y poder muy pronto reencontrarnos.

Gracias a todos por estar ahí. Os adoro.

¡¡¡Tri Tri Tri Net!!!