LOLA, “deporte en familia para todos los niveles”

¿Qué ha supuesto para mí participar en Tri Net?

José Joaquín, Cristian, María e Irene han sido los culpables. Sara ha sido el motivo.

Encontrar “deporte en familia para todos los niveles” es muy difícil. Pero aún es más difícil que estas premisas (o promesas) se cumplan de verdad. Y en cada entrenamiento vas conociendo que este club tiene, además otros muchos valores añadidos.

Como conocer tu entorno y los mil regalos que puede brindarte, montañas, caminos, carreteras, incluso puentes que se transforman en herramientas de entrenamiento. Valoro mucho más el territorio que me rodea y descubro lugares especiales que desconocía y que tenía al alcance de la mano.

También compartir experiencias, aprender de las nuevas y enseñar a las veteranas, jeje, tirar unas de otras, esa cadena de favores que tarde o temprano estará engrasada y bien engrasada, reto para Krisz que ya está en marcha y que terminará cumpliendo. Porque se lo digo a mi amiga, que también tiene niños y se anima, y qué alegría ir y volver juntas. Y mi prima, que lleva tiempo pensando y se lo digo y también se anima. Y dice que le gusta y que quiere volver después del verano. También mi compañera de trabajo dice que quiere aprender a nadar (ella ya es una ciclista y corredora de primera). Y ahí está Mamen Pol, una tejedora de redes marineras que rescatan. Y se va creando una red de sororidad y apoyo mutuo de incalculable valor.

O como la idea de que educar, interactuar, jugar y relacionarte con tus hijos, puede ser algo más que un consejo de “educación Montessori” que has visto en un post de Facebook. De que enseñar hábitos saludables, valores y autonomía es un proceso de modelaje para el que hay que moverse e implicarse diariamente. Como con Hugo, como con Evan, como con María e Irene, como con Nora, como con Marta, como con Sara o Isabel, Luis, Abril y otras muchas personitas que nos alegran los entrenamientos. Y hacerte consciente de que al mismo tiempo ellos hacen que seamos mejores.

Por todo esto confías desde el principio en Krisz y Karin, entrenadoras de mil habilidades, no sólo porque tus hermanos ya te lo habían dicho, sino por que lo vives.

Participar en Tri.Net supone para mí sobre todo momentos de encuentro, de risas reparadoras y de ver a Sara divertirse. Sara ha sido el motivo que supera todas las excusas posibles.

Lo demás también está ahí, el premio de acabar cuando te has esforzado mucho, de ver que cada vez puedes un poco más y que te cuesta un poco menos; Y esa sensación de después, la euforia del movimiento al aire libre y la energía que da el contacto humano. La elasticidad y la fortaleza del cuerpo que te va acompañando, la claridad de ideas después de un sueño profundo. Ver a Sara acabando su primera prueba.

Y primero dices… ”yo una competición?  Ni hablar, yo estoy aquí por salud, además, yo no soy competitiva” Pero llegan las entrenadoras y te sueltan un “tú vas muy bien” 😳. Yooooooo? Sí “estás avanzando mucho” y ya te ha picado el gusanillo 🤩. Y te animan a q te apuntes a las pruebas y allá vas sin pensártelo. ¡Y llega el día y es das la prueba claro, qué ansiedad! Pero no te echan del Club 🧐🤪. Y ves las fotos de los “mayores”, como yo les llamo a los q salen en bici de carretera los sábados, y esas caras de satisfacción y piensas, “y si aprendo a montar en bici 🚲…” 😜

Y es que hay que decirlo bien claro, a las mujeres nos cuesta mucho creernos que podemos hacerlo muy bien también en el deporte. Y no es “por naturaleza”, es por haberlo aprendido a fuerza de querer encajar en el estereotipo.

Como lo que más me gusta es correr yo lo resumiría así: si corres más rápido te quedas solo, si esperas no superas tus límites, pero si vas y vuelves lo tienes todo.