Y de pronto viene el Bicho y ¡ZAS! TE COME LA PATITA

Lunes: descanso.

Martes y jueves: entrenamiento de carrera con TRINET, saludos con abrazos, risas, entrenamiento duro amenizado por la buena compañía...

Miércoles y Viernes: Natación en mar o piscina con TRINET, + saludos con abrazos, + risas compartidas, + entrenamiento duro bajo la supervisión atenta de Krisz y Karin.

Sábado: mercadillo, cine...

Domingo: carrerita de turno, foto de grupo apiñados, más risas, más abrazos...¡ Merece la pena el esfuerzo de la semana!

Y de pronto viene el Bicho y ¡ZAS! TE COME LA PATITA, como en la canción de Mercedes Sosa..

Se acabaron los entrenamientos, los abrazos, las risas, los disfrutes compartidos.

Nuestras rutinas se rompen y nuestra forma de comunicarnos, de movernos por la vida, nos pone en peligro y lo que es peor, pone en peligro a nuestros seres queridos.

De pronto nos sentimos perdidos, desorientados, a veces asustados y poco a poco la resiliencia va haciéndose hueco en la comunidad, vamos buscando recursos para seguir disfrutando de la belleza de estar vivos. A pesar de ese bicho malo que es el COVID 19 buscamos la manera de sacarle jugo a lo que nos toca en este momento: QUEDARNOS EN CASA.

Y nos ponemos a cocinar juntos, a concertar tertulias por whatsapp, las quedadas virtuales para disfrutar de una buena cerveza fresquita, los préstamos de libros por eBiblio, los documentales de RTVE a la carta, los museos virtuales, los guiño, abrazos y los besos voladores, y ¿ cómo no? ¡los entrenamientos virtuales! de la mano de nuestras super mamis entrenadoras Krisz y Karin (que hay que verla embarazada de 6 meses y haciendo burpees perfectos).

Y poco a poco nos toca ir adaptándonos a una nueva realidad que tampoco sabemos muy bien cuál es. Lo que sí está claro es que este bicho nos ha obligado a hacer una parada en el camino para pensar cómo queremos seguir viviendo.

Y yo quiero volver a entrenar con mi super equipo TRINET y quiero volver a estar cerca de mis amigos y mis seres queridos, aunque sea a 2 metros y con mascarilla.

Y para que esto sea posible debemos ser conscientes de que lo que haga uno repercute en el otro, como dicen los Zulus: UBUNTU, que se traduce como " Yo soy porque los demás son", por eso me protejo para protegerte a ti, y tú ¿me proteges a mí?

Os deseo una feliz y responsable desescalada¡¡