¡Vamos a darle la vuelta a la situación y vamos a convertir este periodo de dificultad en una oportunidad para crecer y ser más fuertes, todo suma!

El año pasado decidí dar el paso y cambiar  las carreras de UltraTrail por Triatlón y me propuse un nuevo reto deportivo, terminar un IRONMAN en 2021. Para poder llevarlo a cabo, decidí apuntarme a un Club de Triatlón para que me ayudaran en la preparación y así poder disfrutarlo.

Buscaba un club con entrenadores experimentados y formados en la materia en el que primara el ambiente familiar y la amistad, sin descartar los entrenamientos exigentes y técnicos, y encontré justo lo que buscaba, el club de triatlón Tri.NET, Nunca es Tarde, donde entrenaba con otros compañeros que compartían mis mismas aficiones y que me ayudaban en todo momento a mejorar.

Y entonces llegó marzo, y todo se paró, y con ello todos los objetivos que teníamos previstos para este año. Y nos vimos confinados en nuestras casas por un bien común, para evitar que el COVID-19 se propagara por nuestras calles y colapsara el sistema sanitario. Y comenzamos a entrenar individualmente en nuestros hogares, asistidos por videos y retos que nuestras entrenadoras nos grababan para que siguiéramos teniendo la moral alta y no perdiéramos la forma física.

Yo, por suerte o por desgracia, tuve que seguir trabajando, incluso más horas de las habituales, en horarios de 7 de la tarde a 7 de la mañana en los que casi no veía a mi familia y cuándo los veía temía poder contagiarlos. Soy Policía Local y durante este periodo de confinamiento me han invadido multitud de sentimientos, algunos alegres y otros tristes, pero ahora mismo me gustaría destacar los positivos.

Me he sentido orgulloso de esta sociedad en la que vivimos, en la que la mayoría de personas han respetado las normas y han permanecido en sus casas contribuyendo a que poco a poco vayamos saliendo de esta crisis sanitaria, orgulloso de todos los profesionales que salían a trabajar y se exponían a ser contagiados, anteponiendo el bien común a su propia salud y bienestar y, orgulloso de todas esas personas que ayudaban a otras sin pedir nada a cambio.

Pero ojo, esto todavía no ha terminado y debemos seguir cumpliendo las normas de seguridad para avanzar y vencer al virus, y solo podremos derrotarlo si estamos unidos, juntos somos capaces de superar lo que nos propongamos y nada ni nadie nos podrá parar.

Eso sí, debemos observar los errores que hemos cometido y aprender de ellos para no volver a repetirlos. Esta pandemia nos ha mostrado como respira el mundo sin los humanos, como se regenera la capa de ozono, como disminuye la contaminación, como podemos vivir con menos objetos materiales y como la mayoría de cosas que creemos que son importantes, en realidad no lo son, por eso debemos reflexionar, cambiar y valorar aquellas cosas que de verdad son importantes y que gracias a esta pandemia hemos descubierto que son las que nos dan la FELICIDAD. Cada persona tiene unas, pensadlo, porque aquellas cosas que añorasteis durante el confinamiento son las que de verdad os importan.

¡Vamos a darle la vuelta a la situación y vamos a convertir este periodo de dificultad en una oportunidad para crecer y ser más fuertes, todo suma!

Y si en algún momento necesitas mi ayuda, solo tienes que pedírmela, soy el que va de azul y en mi espalda pone POLICÍA.